¿Sabías que?

 Si les quitas los bigotes a un gato, este no puede caminar bien y por lo tanto pierde el equilibrio y se cae.

 

Conocidos como “vibrisas“, los bigotes de los gatos son pelos gruesos especialmente sensoriales que se encuentran en varias partes de su cuerpo como en las almohadillas alrededor del hocico (los más largos), por encima y en los extremos de los ojos, en la barbilla y también, mechones de este tipo de pelo en la parte trasera de sus patas delanteras. Los bigotes son una forma de completar la percepción de su entorno.

¿PARA QUÉ LE SIRVEN LOS BIGOTES AL GATO?

Sus bigotes son un radar al que le dan muchos usos en su día a día

Los bigotes de gato son muy diferentes a otros tipos de pelo de los gatos y tienen muchos receptores nerviosos en su base y mucho riego sanguíneo, de ahí que sean tan sensibles y funcionen como un radar, ya que pueden detectar hasta pequeñas corrientes de aire.

El mínimo movimiento de los bigotes de la parte almohadillada del hocico del gato estimula la terminaciones nerviosas y ofrece una información al gato muy al detalle sobre el entorno que le rodea.

La longitud de los bigotes del gato es justamente como la anchura de su cuerpo, lo que le permite calcular el espacio por donde pueden o no pasar.

En la oscuridad los bigotes al gato también le permiten encontrar el camino libre de obstáculos ya que les ayudan a detectar las posibles corrientes de aire para evitar objetos y rodearlos.